Volver Colección de Buenas Prácticas de la Cooperación Catalana

BUENAS PRÁCTICAS 5

Hermanamiento San Miguelito (Nicaragua) y Sant Boi de Llobregat (Cataluña)
Organismo que encarga la evaluación:
Ajuntament de Sant Boi de Llobregat
Período del proyecto:
1994 hasta la actualidad
Instituciones cooperantes:
Ayuntamiento de Sant Boi de Llobregat, Diputación de Barcelona Fons Català de Cooperació al Desenvolupament, Àrea Metropolitana de Barcelona, ONGs locales (Ensenyament Solidari, Associació d'Amistat San Miguelito-Sant Boi, Associació Desos Opció Solidària...)
Período evaluado:
2002-2007
Autoras del informe:
Núria Camps i Vidal, Andrea Feix-Ruf
Fecha de la evaluación:
Octubre a diciembre de 2007
Sector:
Municipalismo

En Cataluña, los ayuntamientos han sido, dentro de las administraciones públicas, los pioneros en asumir que en un mundo globalizado como el actual, la situación en la que vive buena parte del planeta no nos es ajena y no nos puede dejar indiferentes. Por eso, a mediados de los años ochenta, un buen número de municipios decidió empezar a dar los primeros pasos de la cooperación municipal al desarrollo en nuestro país. Conscientes también de los pocos recursos de que se dispone en el ámbito local, en muchos casos se optó por una fórmula imaginativa similar a la que al final de la segunda guerra mundial había promovido un acercamiento entre municipios centro europeos que habían estado divididos, durante años, en dos bandos: los hermanamientos de ciudades, con el fin de generar una fórmula que contribuyera a construir socialmente la paz.

Inspirándose en esta experiencia, y una vez recuperada la democracia en el ámbito local con las elecciones de 1979, primeras municipales desde la dictadura, los municipios se pusieron a trabajar para mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos con avances innegables. Pronto se vio que se podía trabajar también desde el ámbito local para promover un desarrollo más global. Así nació la voluntad de promover un acercamiento con otro municipio del Sur con el fin de focalizar mejor los recursos y poder colaborar, hacer intercambios, en definitiva compartir el camino para el desarrollo local de ambos municipios. Así nacieron los hermanamientos cooperación. Muchos se establecieron con países que también estaban haciendo un proceso de cambio reciente, como es el caso de Nicaragua, en el que también en 1979 se proclama el triunfo de la revolucón sandinista, después de años de guerra. Aún hoy, hay casi cuarenta poblaciones catalanas que estan hermanadas con poblaciones nicaraguenses.

Un ejemplo de hermanamiento bien vivo es el de Sant Boi de Llobregat con San Miguelito (Nicaragua). En él se combinan las iniciativas de cooperación institucional entre ambos municipios con las iniciativas de cooperación de algunas de sus entidades. Este modelo de hermanamiento, que se continúa consolidando con el tiempo, se ha ido dotando también de mecanismos de planificacón como son la evaluación, para analizar y mejorar la calidad de su cooperación, y disponer de un Programa Municipal Transversal de Cooperación y Solidaridad (2006), con el cual se pretende que la cooperación no sea una política aislada, sino que se coordine con otras políticas públicas de la ciudad para que sea más eficaz, y a la vez diseñando también una línea de sensibilización en Sant Boi y de fomento de la participación social en el hermanamiento.

En San Miguelito se han promovido iniciativas de: apoyo en infraestructuras, apoyo educativo, microcréditos para mujeres, vivienda social, mejoras medioambientales,... pero también en el fortalecimiento institucional a la Alcaldía para que pueda ser el motor del desarrollo local y colaborando activamente en el Plan Estratégico de Desarrollo Municipal de San Miguelito (PEDM 2007-2015) y en iniciativas como es el apoyo al catastro y una propuesta de Ordenamiento Territorial.

Podemos decir que el hermanamiento San Miguelito con Sant Boi de Llobregat ha conseguido generar políticas públicas que tanto en el Sur como en el Norte han conseguido implicar a las instituciones locales y a un buen número de entidades, y dinamizando en Cataluña el apoyo de otras administraciones públicas: Agència Catalana de Cooperació al Desenvolupament, Diputacón de Barcelona, Fons Català de Cooperació al Desenvolupament y la Universitat de Barcelona. Por el dinamismo del hermanamiento, por los contenidos y por los mecanismos participativos y de planificación que se implementan, pensamos que es una buena práctica de cooperación municipal y que hay que darla a conocer porque puede ser un buen referente para otras iniciativas.

Descargar PDF

Núria Camps i Vidal
Directora de AVALUEM


AVALUEM, anàlisi i desenvolupament. Rocafort, 242 bis, 3r piso - 08029 - Barcelona. Tel. 93 322 17 36 - 606 995 623